¿Problemas para enfrentarte a las nuevas tecnologías? Sufres tecnoestrés

En los últimos meses, cuando el uso de la tecnología ha sido indispensable para teletrabajar, los problemas de algunos trabajadores para enfrentarse a las nuevas tecnologías se han puesto de manifiesto. Te explicamos qué es el tecnoestrés y algunas recomendaciones para superarlo

El tecnoestrés, término acuñado por el psicólogo Brod en su obra “Tecnoestrés: el costo humano de la revolución de los ordenadores”, hace referencia a una nueva enfermedad causada por la incapacidad para enfrentarnos a las nuevas tecnologías de un modo psicológicamente saludable.

El tecnoestrés es un riesgo psicosocial que combina ansiedad, sobrecarga de información, conflicto de roles y factores organizacionales.

Las tecnologías de la información y la comunicación aparecen como elemento potencialmente estresante para los trabajadores. A los problemas de salud derivados del uso continuado de los ordenadores, como lesiones cutáneas por el uso continuado de portátiles o los efectos de la luz azul, la implantación de sistemas informáticos introduce otros factores potenciales de estrés, como son:
  • El incremento del control y monitorización del desempeño.
  • Los aspectos relacionados con la seguridad y las contraseñas ya que provocan mucha tensión en personas que manejan datos importantes que deben proteger.
  • La invasión de la privacidad.
  • La reducción de los contactos sociales y la interacción social, especialmente cuando el trabajador pasa toda su jornada frente al ordenador.
  • La falta de sistemas de apoyo para el aprendizaje y la actualización de los nuevos sistemas y programas.
  • Los cambios de roles en el sistema organizacional.

Síntomas del tecnoestrés y cómo superarlo

El primer síntoma que indica la presencia de tecnoestrés, tanto en personas que se muestran ambivalentes, reacias o temerosas, es la ansiedad, que se traduce en irritabilidad, dolor de cabeza, pesadillas, resistencia a aprender a manejarlas e incluso rechazo total a las mismas. Se pueden distinguir tres formas de tecnoestrés: tecnofatiga, tecnoansiedad y tecnoadicción.

¿Qué podemos hacer para superar el estrés que nos genera el manejo de tecnología? Las medidas preventivas deberán ir encaminadas a la simplificación y la eliminación de barreras. Mientras más fácilmente puedan los trabajadores interactuar con la tecnología, menos tecnoestrés se producirá.

Parece demostrado que algunas de las prácticas que ayudan a reducir el impacto de esta enfermedad pasan por dotar a los trabajadores de una mayor autonomía y libertad en la toma de decisiones al facilitar software que sea de fácil uso, proporcionar apoyo y contar con algún servicio de atención al empleado.

Desde USO hemos tenido en cuenta este riesgo psicosocial en las propuestas remitidas al Ministerio de Trabajo y Economía Social, de cara a la elaboración del proyecto de ley sobre teletrabajo.

Leer más

¿Cómo actuar en el centro de trabajo ante los rebrotes por coronavirus?

Los rebrotes por coronavirus son la principal preocupación de la “nueva normalidad” y algunos de ellos se dan o se propagan en el centro de trabajo

Los rebrotes son una de las principales preocupaciones que tenemos los españoles en esta “nueva normalidad” tras el fin del estado de alarma. En su “Plan de respuesta temprana en un escenario de control de la pandemia por covid-19”, el Ministerio de Sanidad define qué es un rebrote y cómo actuar ante él en los diferentes ámbitos de nuestra vida pública y privada. El plan, también conocido como “plan de reescalada”, define como brote el contagio con un mismo origen de al menos tres personas o de tan solo una persona cuando se trate de de centros especiales, como las residencias de mayores.

Desde que se detectaron los principales focos de contagio tras el estado de alarma, incluso con medidas drásticas como confinamientos de comarcas, la declaración de rebrotes no ha hecho más que crecer. Algunos están localizados en centros de trabajo. Eso no significa específicamente que hayan surgido en él. Puede ser que la primera persona contagiada se infectara en otro lugar. Pero el resultado es que con posterioridad lo propagó entre sus compañeros de trabajo.

Con el fin del estado de alarma, también se terminó la vigencia del mando único sanitario. Las comunidades autónomas han recuperado sus competencias y hay una gran variedad de protocolos de actuación cuando se detecta un foco. Cuando se da en un lugar de atención directa al público, la norma más seguida es su cierre inmediato y el rastreo de posibles clientes o usuarios. No obstante, como decimos, cada autonomía tiene su propia línea de actuación. Muchas ya optan por un registro de clientes para facilitar el rastreo, o por el cierre de empresas que no atienden al público pero en las que ha podido haber una transmisión entre la gran mayoría de trabajadores.

Protocolo de actuación cuando se detecta un contagio en el trabajo para evitar los rebrotes

Si una persona presenta síntomas compatibles con el coronavirus, el primer paso es llamar al teléfono de referencia del coronavirus en su comunidad autónoma para que evalúen si puede estar o no contagiado. En el caso de que el diagnóstico resulte positivo o la manden aislarse como prevención, debe avisar a su centro de trabajo. En cada centro de trabajo debe haberse nombrado una persona responsable de seguridad y salud para el covid-19. Puede o no coincidir con el delegado de Prevención: ni es obligatorio ni es incompatible.

A partir de ahí, se pone en marcha el protocolo de prevención frente al covid-19. Es importante que la empresa cuente con su propio protocolo, adaptado a sus puestos de trabajo y actividad. La figura del responsable de seguridad y salud es primordial para aplicar este protocolo: por ejemplo, sabrá, por la organización del trabajo, quiénes son las personas que han estado en contacto más estrecho con la persona afectada para comenzar el rastreo por ellas.

Este proceso debe realizarse también en el caso de que algún trabajador, aun sin síntomas, notifique una prueba PCR positiva.

Guías de buenas prácticas y prevención frente al coronavirus

Aunque incidimos en que cada empresa debe contar con un protocolo propio, en función de la evaluación de sus propios riesgos, hay multitud de guías oficiales sobre prevención y actuación en caso de positivos. Así, con la vuelta al trabajo tras el confinamiento total, Sanidad elaboró una guía de la que en USO resumimos sus principales puntos. No obstante, el responsable de seguridad y salud para el covid-19 debe estar permanentemente actualizado sobre las circunstancias cambiantes que rodean a la actuación frente al coronavirus. Y adaptar el protocolo tanto a la legislación de ámbito nacional como autonómico. Si en una empresa se conociera un caso positivo o en aislamiento preventivo y no se toma ninguna medida, os recordamos cómo actuar ante lo que puede considerarse un riesgo grave e inminente (RGI). El delegado de Prevención será la persona central de esta actuación.

Leer más

La evaluación, imprescindible ante los nuevos riesgos psicosociales

La crisis sanitaria ha provocado que se intensifiquen los riesgos psicosociales. USO defiende que cuidar la salud mental de los trabajadores es tan importante como cuidar la salud física

Desde USO, siempre hemos mantenido que el valor de la evaluación de riesgos psicosociales se basa en la percepción de las personas que ocupan los puestos evaluados. Estas, cuando sufren las descompensaciones sufridas con una intensidad más o menos elevada, y durante un tiempo de exposición inadecuado, sin factores moduladores o protectores organizativos o personales, pueden padecer consecuencias perjudiciales para su salud y para el bienestar de la persona trabajadora.

Ante la nueva situación que estamos viviendo, cuidar la salud mental de las personas trabajadoras es tan importante como cuidar su salud física. Para ello, es imperante que se evalúen los riesgos psicosociales, por primera vez o por primera vez desde la reincorporación al puesto. El objetivo, adoptar medidas que mitiguen los efectos adversos en la salud mental de la plantilla.

Identificar los riesgos psicosociales en el trabajo

En la situación de alarma sanitaria, deben identificarse las posibles fuentes de exposición al nuevo coronavirus, considerando todas las áreas de trabajo y tareas realizadas por las personas trabajadoras. El proceso también debe apuntar a identificar cualquier peligro que pueda surgir debido a las nuevas medidas de seguridad, los nuevos procesos o las modificaciones del trabajo adoptadas para prevenir el contagio.

Deben tenerse en cuenta también los factores de riesgo psicosocial, como largas horas de trabajo; períodos de descanso reducidos; mayor o menor carga de trabajo y presión; violencia y acoso; y la ergonomía del puesto.

En contextos epidémicos como el actual, también deben considerarse los factores externos que afectan la salud mental y el bienestar, como el miedo a infectarse; a perder el trabajo; a ver reducidos los ingresos y experimentar una menor calidad de vida; el aislamiento social; y el peso de las responsabilidades domésticas, que se incrementan en ausencia de escuelas y servicios.

Teniendo en cuenta la situación particular de la pandemia, con un gran número de personas teletrabajadoras en su hogar y la necesidad de mantener la distancia física, pueden ser necesarias nuevas formas de detectar peligros, como el uso de cuestionarios y encuestas on-line. Las personas que trabajan desde casa están expuestas a riesgos psicosociales específicos, como el aislamiento, límites borrosos entre el trabajo y la familia, o un mayor riesgo de violencia doméstica, entre otros. El miedo a perder el trabajo, los recortes salariales, los despidos y los beneficios reducidos hacen que muchas personas trabajadoras se cuestionen su futuro. La inseguridad laboral, la pérdida económica y el desempleo pueden tener un grave impacto en la salud mental si no se evalúa y maneja adecuadamente. Los riesgos psicosociales pueden aumentar los niveles de estrés y provocar problemas de salud física y mental. Las respuestas psicológicas pueden incluir bajo estado de ánimo, baja motivación, agotamiento, ansiedad, depresión, agotamiento y pensamientos suicidas.

Evaluar los factores de riesgo psicosocial

Para evaluar los factores de riesgo se deben tener en cuenta los nuevos riesgos psicosociales derivados de la crisis sanitaria y la percepción de la persona que ocupa el puesto:
  • La carga de trabajo. Una gran carga de trabajo está relacionada con un mayor absentismo, ausencia con un diagnóstico psiquiátrico, problemas de salud autoinformados, trastornos mentales como depresión y ansiedad, agotamiento, enfermedad coronaria y quejas musculo esqueléticas. Por el contrario, la baja carga de trabajo también puede aumentar el estrés y tener efectos negativos en la salud, el bienestar y en la satisfacción laboral. Por tanto, se debe evaluar la carga de trabajo y las asignaciones de trabajo, identificando tanto las situaciones de sobrecarga y baja carga de trabajo en el contexto específico del covid-19.
  • Violencia y acoso. La violencia y el acoso pueden tener consecuencias tanto en el bienestar físico como mental y pueden aumentar los niveles de estrés. A su vez, el estrés puede conducir a la frustración y a la ira, y, por tanto, ser un antecedente de violencia y acoso en el trabajo. Con la gran cantidad de personas que trabajan desde casa utilizando la tecnología, es probable que aumente el acoso cibernético. A medida que se adoptan medidas de distanciamiento y se alienta a las personas a trabajar desde casa, es probable que aumente el riesgo de violencia doméstica.
  • Vida laboral y personal. Muchas personas trabajadoras no solo se enfrentan a altas demandas laborales, sino que tienen que organizar su vida familiar y cuidar a sus dependientes, especialmente si tienen hijos o familiares con discapacidades. Estos elementos contribuyen al deterioro del equilibrio entre la vida laboral y personal, con efectos negativos en la salud mental.
  • Incertidumbre. La incertidumbre sobre el futuro y la falta de empleo están asociados con un mayor estrés, ansiedad, depresión y agotamiento. Los altos niveles de inseguridad laboral también pueden provocar baja motivación e incumplimiento de los requerimientos de seguridad, por tanto, mayores lesiones relacionadas con el trabajo. Debido al temor de perder su trabajo y sus ingresos, pueden ser reacias a pedir ayuda, plantear inquietudes sobre Seguridad y Salud en el Trabajo o pueden adoptar prácticas laborales poco saludables con el objetivo de complacer a los gerentes y supervisores. Este problema se agrava para aquellas que tienen contratos temporales.
  • El apoyo social es un recurso muy importante para hacer frente al estrés, ya que reduce los efectos perjudiciales del estrés en los resultados de salud y tiene un efecto positivo en la satisfacción laboral. El apoyo social incluye una variedad de mecanismos, que incluyen ayuda práctica y asistencia, estímulo, apreciación, comodidad, apoyo emocional, proporcionar información para ayudar en la resolución de problemas, consejos, etc. Las fuentes de apoyo social son compañeros de trabajo, supervisores, gerentes, familiares y amigos. Las interacciones sociales están cambiando para las personas trabajadoras que regresan a sus lugares de trabajo, debido a las medidas adoptadas para evitar el contagio. Las personas que trabajan desde casa y están acostumbradas a apreciar la “vida de oficina” convencional y una constante de interacciones sociales en el trabajo, pueden encontrar este cambio bastante difícil, causando un deterioro en su salud mental.
  • En los lugares de trabajo donde se proporciona el apoyo psicológico adecuado, los trabajadores que experimentan estrés relacionado con el trabajo y otros problemas de salud mental tienen más probabilidades de buscar y recibir la ayuda adecuada. Esto les ayudará a tener una recuperación más rápida y un retorno al trabajo más sostenible.
  • Un entorno de trabajo psicosocial deficiente puede tener un impacto considerable en la productividad del lugar de trabajo, a través del aumento del absentismo y el presentismo, una menor participación laboral y un menor rendimiento laboral, con respecto tanto a la calidad como a la cantidad de trabajo. La acumulación de estrés y fatiga puede reducir la precisión del trabajo y aumentar la posibilidad de error humano, aumentando el riesgo de lesiones y accidentes laborales.
  • El entorno físico de trabajo, incluido el diseño del lugar de trabajo y la delimitación de los puntos de exposición al contagio, puede afectar al estrés. Muchas personas están preocupadas por infectarse en el trabajo, en particular trabajadores sanitarios y de emergencias, aquellos empleados en trabajos que requieren contacto frecuente o cercano con el público o en entornos de trabajo con riesgo de coincidencia masiva de personas.
Las empresas deben mapear todos los peligros existentes y evaluar los riesgos asociados. Es muy importante involucrar activamente en este proceso a las personas trabajadoras y sus representantes, y a los comités de seguridad y salud, cuando corresponda, para que participen activamente en la identificación de los peligros y colaboren en el desarrollo e implementación de medidas preventivas y de control.

Medidas de prevención frente a los riesgos psicosociales

Detallamos algunas recomendaciones que se pueden proponer como medidas preventivas a las personas encargadas de evaluar:
  • Revisar y definir las tareas, responsabilidades y resultados a alcanzar. Debe ponerse la atención en conflictos de tareas, calidad versus cantidad, y con expectativas realistas, considerando las restricciones y procedimientos impuestos por la emergencia covid-19.
  • Identificar tanto las situaciones de sobrecarga como de infracarga de trabajo.
  • Ofrecer instrucciones claras sobre cómo desactivar las situaciones hostiles.
  • Establecer procedimientos para prohibir la discriminación contra las personas que padecen o hayan padecido covid-19.
  • Crear conciencia sobre los efectos de la violencia doméstica e informar a todo el personal sobre medidas públicas de mitigación.
  • Aumentar la flexibilidad en los horarios de trabajo para cumplir con los deberes y responsabilidades personales.
  • Informar sobre la situación y los planes actuales, con el fin de limitar los rumores y mejorar la previsibilidad y la capacidad de control de los sucesos futuros percibidos.
  • Crear un entorno en el que la enfermedad y su impacto puedan ser discutidos y abordados de manera abierta, honesta y efectiva.
  • Capacitar a supervisores y gerentes para que puedan identificar cambios en el desempeño y signos que puedan indicar posibles problemas relacionados con el alcohol o las drogas y poder derivarlos a servicios de apoyo.
  • Prestar mayor atención a las personas especialmente sensibles al virus y con patologías de salud mental preexistentes.
Desde USO, nos solidarizamos con las personas que han percibido cómo su salud mental ha empeorado por las circunstancias que estamos viviendo y les pedimos que, en primer lugar, reconozcan los síntomas que sufren para, en segundo lugar, solicitar ayuda profesional. Es importante que no crean que es temporal, los traumas psicológicos pueden generar heridas difíciles de cerrar que afectan a nuestras relaciones profesionales y personales.

Leer más

FEUSO pone en marcha una app para gestionar el estrés en los trabajadores de la Enseñanza

La Federación de Enseñanza de USO, en colaboración con la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía, han puesto en marcha la aplicación para móviles “Con corazón y cerebro”. Esta APP es gratuita y está destinada principalmente a adolescentes, adultos y cualquier persona interesada en mejorar su inteligencia emocional y bienestar personal.

“Con corazón y cerebro” ha sido ideada y desarrollada  por Martín Pinos Quílez, autor del libro Con corazón y Cerebro. Pinos es conferenciante de Inteligencia Emocional y colaborador habitual de la Asociación Aragonesa de Psicopedagogía.

Desde la Federación de Enseñanza de USO hemos decidido participar en este proyecto porque día a día comprobamos en nuestro trato con los docentes de todas las etapas educativas la necesidad de formarles en la gestión del estrés con el fin de prevenir los riesgos psicosociales que más influyen en su salud emocional. Estamos convencidos de que la aplicación “Con corazón y cerebro” va a ser una ayuda eficaz para los docentes, que están muy necesitados de este tipo de ayudas y herramientas.

Su principal objetivo es facilitar el reconocimiento de las emociones y ayudar a valorar su pertinencia a través de una serie de preguntas que permitirán determinar si debemos disfrutarlas, aceptarlas, dejarlas ir o gestionarlas. La aplicación aporta recursos para ayudar a regular esas emociones de manera adecuada. “Con corazón y cerebro” está fundamentada en numerosos estudios sobre el cerebro y las emociones.

La aplicación ya está disponible par Android en este enlace y, en breve, también para IOS.

La Asociación Aragonesa de Psicopedagogía es impulsora de la Inteligencia Emocional desde su fundación en 1994, alcanzando un reconocimiento Internacional con la celebración de tres Congresos Internacionales de Inteligencia Emocional y Bienestar (CIIEB). Además, están preparando la IV edición del CIIEB para mayo de 2021.

Por su parte, la Federación de Enseñanza de USO, implicada en la defensa de los derechos laborales, salariales y profesionales de los trabajadores de la enseñanza, lleva años trabajando en la prevención de riesgos laborales y la salud de los trabajadores. En este sentido, FEUSO ha puesto en marcha el Proyecto ESTAFOR, un programa formativo de ayuda al docente para prevenir los riesgos que más pueden influir en su salud emocional. Basado en acciones de mejora y desarrollo de los recursos y habilidades de afrontamiento personal ante los riesgos psicosociales, el Proyecto ESTAFOR pone al alcance de los docentes material, herramientas y documentación específica de formación para que aprendan a detectar, trabajar y  gestionar aquellas competencias personales que les ayudarán a prevenir o minimizar los efectos que produce el estrés y mejorar su salud y bienestar tanto personal como laboral.

Leer más

Abrir chat